Imagen Detalle Noticia
PACO DOMíNGUEZ CHACóN (Cazador lunático)
01/04/2016
¿Turquía o los Mensegales?

Al comienzo de la luna pasada habían herido un buen cochino en el puesto de los Mensegales, pero el comedero lo seguía volcando un guarro solo. Por la huella que dejaba no era chico. Era tan receloso que no tomaba el maíz todas las noches. A veces solo llegaba al comedero, volcaba alguna piedra, comía un par de bocados y se marchaba, dejando el maíz casi intacto.

Debía venir comido de otro sitio y ser extremadamente desconfiado. Voy a ponerme a ver que entra porque me tiene mosqueado esta zona. La parte de arriba es una cerca de reforestación de alcornoques que llega hasta la Reserva. En todo su perímetro solo tiene tres agujeros: uno en la cara de la Reserva, otro en el arroyo de los Civiles, frente al comedero que hay allí, y este, que da directamente al puesto que de los Mensegales. Puede que el guarro, desconfiado, pase de la Reserva a la reforestación, ahí coma de los restos de bellotas que queden bajo los alcornoques, que no coge el ganado, y desde ahí salga al comedero que ahora vigilo.

Estos guarros astutos son los que te enganchan luna a luna a seguir buscándolos, eso y la tranquilidad del campo por la noche…. En eso ando, cuando escucho un crujido a mi espalda. Hace rato que se callaron las ranas de una charca vecina y me pareció oír un chapoteo en esa dirección. Lo que sea se acerca por detrás, justo al contrario del esquema que me tenia hecho de este puesto.

Busco entre las ramas del chaparro al que estoy subido y veo avanzar un bulto por el blanco del pasto. Se nota que viene bañado, su negrura no es tanta como su sombra. La charca tiene una arcilla de albero que le hace clarear el costado. Si sigue avanzando a esa altura va a coger mi rastro. El aire lo lleva de cara y un poco de lado porque sopla de los Mensegales. Poco a poco va corrigiendo para no meterse en la vaguada de mi izquierda y perder el aire. Se va resubiendo a la loma que da vista a la linde. Al final entra por mi derecha, por las mismas rodadas que hay junto a la alambrada. Su ambición por no perder el aire ha hecho que no corte mi rastro y le tenga ahora cómodamente metido en el visor….

Pasa delante de mí, despacio. Llega a un pequeño bache, que en invierno, lleno de agua, hace las veces de baña. Alza su jeta cargándose de aire y olisquea el agujero de grea reseca. Da un pequeño apretón y atraviesa la alambrada que hay paralela a las rodadas del camino. Se mete entre las jaras y dejo de verle en el visor.

El rifle lo tengo cómodamente apoyado el una horquilla del propio chaparro al que estoy encaramado. El aire continúa viniendo fijo de los Mensegales. He podido disfrutar el bicho durante más de diez minutos. Viene bañado hasta media altura, se ve que se ha acostado en la charca por un lado y por el otro, pero no ha llegado a revolcarse entero porque su lomo no esta embarrado.

Ahora entre las jaras, curioso el poquísimo ruido que ha hecho al atravesar la alambrada, pasa en silencio casi sin rozarlas, o yo por lo menos no lo escucho. Es un guarro escurrido de cabeza, pero con una arruga en su hocico que habla de la vuelta que dan sus amoladeras. No es un guarro reviejo, pero seguro que sus afiladas navajas ya hacen retroceder a los más torpes de la Recova y dejan desagradables recuerdos a los más valientes.

Lo veo cruzar por el fondo del barranquete que tengo enfrente. Seguro que entra al maíz, va muy tapado subiendo la vaguadilla y parece tranquilo. Llega a una baña que hay entre la alambrada de la reforestación y el montón de piedras del comedero, la rodea, se acerca al montón y empuja una de sus piedras traseras. Le escucho como mastica el maíz pero no sigue tumbando el comedero. Esta de frente, tiene la cabeza baja. La cruz del visor está en lo alto de la cruz de sus agujas. Si aprieto ahora y le engancho no se moverá del sitio, ahora sí, le destrozaría sus dos cabezadas de lomo. 

Da un arreón hacia atrás y se mete por la gatera de la cerca de la reforestación. Yo no me he movido, el aire no ha cambiado, nada parece haber variado desde que le metí en el visor hace casi media hora. No sé, estos guarros se cansan o se acuerdan de algo en otro sitio y sin ningún porque aparente dan un tornillazo rápido y desaparecen.

Todavía tengo grabada en mi retina la imagen del bicho parado, de costado, frente al agujero de la alambrada, agachando su cabeza para encontrar el hueco y atravesarla. Podía haberle tirado precipitadamente, me dio tiempo, pero estos guarros no merecen esa muerte traicionera en su huida. Este me ha ganado la partida y no volveré a verle esta noche.

Estuve un buen rato destilando lo que había pasado. No sé, algo hay más arriba que le gusta más que nuestro maíz.

El silencio de la noche me trae unos gruñidos cochineros de la dirección de donde viene el aire. Decido bajarme despacio del chaparro y dar una vuelta el arroyo de los Mensegales arriba. Hay luna para apañarse y el aire viene tranquilo arroyo abajo. Salto la alambrada y busco una vereda que me acerque a las sombras de los quejigos del arroyo.

Noto bien la diferencia de temperatura de la vaguada en la que estoy, a la loma donde estaba hace un rato. A lo lejos vuelvo a oír carreras y gruñidos. Acelero el paso por la vereda que, muy usada por los bichos, amortigua totalmente mis pasos.

Hay un momento que el arroyo se abre en dos y deja una especie de isla en su centro, es como un corral alargado rodeado de árboles y sombras. En su centro veo una piara grande, deben ser tres guarras y sus correspondientes proles. Cuento once, entre grandes y chicos, pero además hay cinco o seis rayones que a veces veo entre el pasto. Menudo follón que montan. Están desguazando una oveja que debe haberse muerto en el acarro que tiene el ganado bajo estos quejigos.

Me acomodo en la horquilla de un alcornoque, dejo primero la mochila encima del troncón y sobre ella apoyo el rifle, que casi sin necesidad de sujetarlo apunta a la piara directamente. Reviso el lío de animales que tengo delante, a unos ochenta metros. No veo nada que pueda ser un macho, ni siquiera chico. Pegan tirones a la oveja y una de las guarras reparte estopa que da gusto. Es enorme, negra y con una jeta de medio metro por lo menos. Con los prismáticos veo como se desplaza el polvicero que levantan, baja despacio por el centro del llanillo que hay entre las cochinas y yo, que además están un poco más elevadas que el troncón donde me apoyo, que esta casi hundido en el alterón del arroyo.

De repente dejan la oveja, se ponen todos tensos, cerdas erizadas, jetas levantadas y todos agrupados y mirando en la misma dirección, que afortunadamente no es la mía.

La negra pega un gruñido ronco y sale todo el mundo pitando hacia mi izquierda, deben haberse asustado de algún bicho. Entre los quejigos del fondo me ha parecido ver una cierva ir hacia la izquierda, en la misma dirección que ha cogido la piara.

A mi izquierda solo hay un largo sopié de la umbría, que limpio de monte y eucaliptos deja ver cualquier bicho que lo cruce en mucha distancia. Es todo pasto blanco solo interrumpido por algún matón de quejigos o por la fila de árboles en la que estoy. La cierva no ha salido de las sombras hacia mi izquierda y las guarras tampoco. Se han quedado en lo espeso del arroyo. La poca luna que hay brilla contra el pasto blanco de la umbría delatando cualquier bulto que hubiera querido cruzarlo.

Escucho un bardeo que viene arroyo abajo, al principio cauto, pero luego se vuelve una especie de tropel. Deben ser las cochinas que cogen el arroyo abajo. Me van a atropellar. Tengo que moverme rápido al otro brazo del arroyo si no quiero quedarme solo por segunda vez en la misma noche.

Que raro: avanzando arroyo abajo con el aire de culo…. Estas cochinas están tontas!!! Las veo venir entre los troncos del arroyo, pero en vez de venir en su careo, vienen todas agrupadas y con las jetas levantadas, con un mosqueo más que regular.

El polvicero que levantan me confirma que no ha variado la marea y yo no puedo haberlas echado el aire. Detrás de ellas aparece un bulto alto y blanco que deber ser la cierva o una gama, pero le falta el cuello… joder, es un guarraco alto, cano y largo como una soga. No es de la cierva de lo que se mosquearon, es de ese bicharraco descomunal que las lleva recogidas arroyo abajo. Si siguen así se me van a echar encima.

Puedo ver mejor el guarro que las adelanta y las agrupa como un perro carea, algún gruñido de los bermejos sobresalta el movimiento constante del macareno. Las vuelve arroyo arriba para entrar a los restos de la oveja con el aire de cara. Vaya par de turmas que esconde el berraco detrás de un rabo que casi le llega al suelo. La guarruca negra parece un pigmeo a su lado, la debe sacar fácilmente el doble de cuerpo, que bestial!!!!

Las dirige directa a la oveja y se mete en el medio de todos, aunque de poco le sirve porque sobresale por encima destacando su blanco sobre el negro de las cochinas. Le saca un par de cuartas a la más alta.  Avanza dentro del grupo hasta sacar su cabezón por delante de la mancha negra que conforman. Es enorme.

He dejado los prismáticos y me he rebajado un poco hasta meter el ojo en el canuto del rifle sin necesidad de cogerlo por no hacer ruido, aunque con el follón que montan con la oveja creo que no se hubiera notado, pero no me fío un pelo de estos bicharracos. Vaya estrategia de defensa que ha montado el guarro: deja entrar a las piaras, las rodea, las saca del comedero y luego entra amparado en el grupo y ahora se mete a comer en su centro sin pegar a ninguna para que no le dejen solo. Menudo cabrón.

Hasta que no he visto la cruz en su hombro no me he puesto a sudar. Joder que calores, debo parecer una menopáusica, vaya sofocos!!! Tengo el bicho en la cruz pero tapadísimo por el grupo. Le veo perfecto. He quitado el seguro y voy a montar el pelo. El magnifico apoyo que me da la horcaja del tronco y la mochila encima, hace que el rifle no tiemble nada. Sujeto el monotiro y espero a que se quite alguno de los que tapan su codillo. Unos segundos que parecen eternos. No puedo dejarme ir este monstruo que identifico por el sitio, su tamaño y su forma con un jalufo que vi el año pasado en esta misma luna y en este mismo sitio, pero que no tire por estar en mitad del sopié de la umbría de mi izquierda, en todo lo limpio, sin ningún sitio donde tapar su cuerpo, y además esa noche llevaba el 7mmRmg., con lo escandaloso que es ese calibre en el silencio de la noche. En fin me dio mal rollo y no lo tire.

Estoy seguro que es el mismo. Ahora lo tengo tapado junto a dos arroyos, y cerca de la raya del monte. Y además con el discretísimo monotiro del 6,5x57 con freno de boca puesto. Le tengo mirando hacia la izquierda con la oveja delante, el resto de primales están tapándole y las tres cochinas negras detrás. De un empujón mueve la oveja entera, que se engancha en una mata de piorno que hay delante, eso hace que se rodee y se quede un momento mirando hacia la derecha, con los primales y las cochinas delante. Ahora esta totalmente solo, dándome su costado izquierdo. Ya tenía quitado el pelo. Busco un poco mejor su codillo, afino y toco el gatillo…. Escucho el taponazo de “carne” de la bala, una pequeña carrera y un mazazo contra el suelo hueco de las Mansiegas que hay en esa zona, que resuena como un saco de tierra al caer.

Ha corrido hacia mi derecha, pero el golpetazo lo he oído antes del otro brazo del arroyo. Al poco se escucha el tropel de la piara al cruzar la alambrada de la Reserva. El silencio que queda me deja oír un sonido que solo lo identifica el que lo ha escuchado ya alguna vez: el castañeo de sus navajas. El cabrón esta dando sus ultimas dentelladas al aire. Tiene que estar detrás de unas zarzas que tengo a la derecha. Después silencio total.

Dejo un buen rato que me enfríe. Vaya sudores, me quito la camisa y el relente que baja por el arroyo hace su trabajo. Como tenga los colmillos de acuerdo al bicho que es, debe ser, hasta ahora, mi mejor cochino. No traigo linterna y la luna se esta tapando, son casi las tres. Voy a acercarme con la luz del teléfono. Está tieso en mitad de unas mansiegas que hay detrás de las zarzas. No puedo ni moverlo. Se termina la batería del móvil. Vaya gracia, no hay foto de noche, con lo que a mi me gustan!!! La luna se ha tapado totalmente y no veo nada para apañarlo. Decido irme a casa y volver antes de ser de día.

Ahí va la foto. El tiro le partió el corazón y la paleta contraria en su salida, pero con sus ciento y pico larguísimos kilos ha aguantado el impacto y recorrido casi treinta metros. La foto parece esas de lo catálogos de aguardos en Turquía, pero no, se crío y murió en las Sierras de Cíjara.



OPINIONES DE ESTE ARTICULO
Usuario: AGRES
12-04-2016 11:32
Razonamiento: Es un autentico lujo el recechar contigo las noches de luna. Generaciones de espereros nocturnos viven en tus genes y seguro que tus descendientes seguiran la tradición familiar. Un abrazo y buena caza.
Usuario: GONZALO
05-04-2016 19:46
Razonamiento: Buen Macareno , al que seguramente yo también haya tenido cerca,,,,,, pero así es la caza . Bonito relato que a los que conocemos la zona nos hace recordar cada sitio . Enhorabuena Tirilla. Gonzalo
Escribe tu opinión: Debe estar registrado en agrestecaza.com para poder opinar



VER MÁS ARTICULOS / LISTADO DE TODOS LOS ARTICULOS


BUSQUEDA DE NOTICIAS
EDITORIAL
Los invasores

Julen Rekondo

Periodista especializado en temas medioambientales

Una especie exótica es la que vino de fuera o, mejor dicho, la que nuestra especie trajo, se quedó y se reproduce con éxito, lo que permite que su población se estabilice y mantenga. Toda especie ex...

LEER MÁS
OPINIÓN
Ni ciega, ni chocha, ni sorda
Pablo Capote (Director de TROFEO)
Perros, hombres y tontos
Eduardo Coca Vita (Un cazador que escribe)
La última terna
Lolo De Juan ("Polvorilla")
¡ 50: suma y sigue ¡
Luis Pérez de León (Director de ARMAS INTERNACIONAL)
La genética está de moda
Pablo Capote (Director de TROFEO)
Rendición argumental por empacho legal
Eduardo Coca Vita (Un cazador que escribe)
!Qué mal se pasa!
Lolo De Juan ("Polvorilla")
Repoblar con perdiz salvaje
Tío Calañas (Cazador andaluz)
ENCUESTA

¿Irías a Madrid a una manifestación en defensa de la caza?

a) Sí, es muy necesaria.
b) No, no sirve de nada.
c) Depende de quien la convoque.
VOTAR
RESULTADOS
FASE LUNAR
CURRENT MOON
TIEMPO
ENLACES DE INTERES