Imagen Detalle Noticia
PABLO CAPOTE (Director de TROFEO)
01/10/2016
La genética está de moda

Son varios los artículos y noticias que tocan de una u otra forma el tema de la genética en este número de Trofeo. Hace unos días hacíamos una pregunta a nuestro colaborador el doctor Jesús Nadal, que investiga estas cuestiones y al que entrevistamos este mes, acerca de lo que realmente se sabe sobre la pureza genética de la perdiz roja y su relevancia en el futuro de la especie, a lo que nos respondía que: « ...es muy complejo, ni los que lo estudiamos todos los días lo dominamos bien, es un mar de contradicciones, pero como está de moda... ». También nos hacía una puntualización que es interesante: « ...lo que hay que dejar claro es que la genética del campo es muy distinta de la genética de granja, porque la genética del campo obedece a la selección natural y la de la granja a la selección artificial; lo que realmente importa es no contaminar genéticamente el campo y hacer sueltas masivas generalizadas, porque eso hace desaparecer las poblaciones silvestres».

Hemos pasado en unas pocas décadas de no saber lo que era un gen a hacer de la herencia genética la responsable de lo bueno o malo que pueda suceder a un organismo vivo. En el caso de las especies cinegéticas, no cabe duda de que trabajar por una genética más pura de sus poblaciones en la medida de lo posible es un paso adelante, ya que un ejemplar hereditariamente preparado tiene más opciones de prosperar en su medio que uno que no lo esté. Pero no deberíamos conformarnos con eso pensando que, al soltar perdices o ciervos con un certificado que avale su supuesta pureza genética, el asunto está solucionado.

Existen muchos problemas relacionados con la introducción de animales criados en cautividad, como el contagio de enfermedades, el aumento de la predación, la alteración del entorno que puede traer consigo, la adaptación al medio de los recién llegados, los parásitos, y muchos más asuntos que es necesario tener en cuenta. El riesgo en las repoblaciones viene a ser algo así como lo que declaró un reputado cardiólogo acerca del riesgo coronario: «La mitad es genética y la otra mitad hamburguesa con queso».

Se describen varias subespecies de perdiz roja, según las fuentes, se consideran las poblaciones isleñas como diferenciadas y básicamente se reconocen dos en la Península, de las que supongo existirán ya pocos ejemplares reconocibles como puros, ya que el aporte genético alóctono y de otras especies es, como poco, común. Así que, dando por hecho que consensuar un genotipo de perdiz salvaje en el caldo de genes que pueblan nuestros campos puede ser cuando menos complicado, lo prioritario parece conseguir que la perdiz que vive libre críe, haciendo lo posible para paliar al menos los efectos de la «hamburguesa con queso», y que la selección natural se encargue de «depurar» su genética.

Otro asunto es el del conejo; recibimos noticias por un lado de planes de recuperación del lagomorfo como el Proyecto Tierra de Damanes de la UNAC para la preservación y recuperación del conejo de monte en zonas donde está desapareciendo. Por otro, la actualidad habla de plagas en La Mancha, Levante, en un centenar de municipios andaluces y otros tantos aragoneses, lo que hace dudar sobre la necesidad de su gestión en uno u otro sentido.

Recuerdo con terror aquel episodio, que parecía orquestado por Orson Welles, en el que unos conejos invadieron el campo patrio y, sin andarse por las ramas, a la hora de andarse por las ramas de los olivos, los devoraban. Se especuló sobre su procedencia y su genética. A alguno le faltó afirmar que la única explicación de que no estuvieran hibridados era que pertenecieran a una especie pura de conejo alienígena.

Al final resultaron ser más ibéricos que el jamón de bellota. Ahora, y estos sí se reconocen como nuestros desde un principio, otra explosión demográfica asola nuestros campos hasta el punto que las autoridades de Campo de Criptana no han querido esperar a que el diablo cargue las armas de los cazadores locales y ha comprado una partida de diez mil cartuchos para repartirlos entre ellos y combatir al enemigo. En fin, unos tanto y otros tan poco.

PD: Nos deja sin palabras la trágica muerte de nuestro amigo Mario Migueláñez tras un desgraciado accidente cazando en el Cáucaso. Ramón Estalella, que le acompañaba en el fatídico viaje, ha querido despedirlo en una carta que nos envía a la redacción. Descanse en paz.



NO EXISTEN OPINIONES DE ESTE ARTICULO
Escribe tu opinión: Debe estar registrado en agrestecaza.com para poder opinar



VER MÁS ARTICULOS / LISTADO DE TODOS LOS ARTICULOS


BUSQUEDA DE NOTICIAS
EDITORIAL
Los invasores

Julen Rekondo

Periodista especializado en temas medioambientales

Una especie exótica es la que vino de fuera o, mejor dicho, la que nuestra especie trajo, se quedó y se reproduce con éxito, lo que permite que su población se estabilice y mantenga. Toda especie ex...

LEER MÁS
OPINIÓN
Ni ciega, ni chocha, ni sorda
Pablo Capote (Director de TROFEO)
Perros, hombres y tontos
Eduardo Coca Vita (Un cazador que escribe)
La última terna
Lolo De Juan ("Polvorilla")
¡ 50: suma y sigue ¡
Luis Pérez de León (Director de ARMAS INTERNACIONAL)
La genética está de moda
Pablo Capote (Director de TROFEO)
Rendición argumental por empacho legal
Eduardo Coca Vita (Un cazador que escribe)
!Qué mal se pasa!
Lolo De Juan ("Polvorilla")
Repoblar con perdiz salvaje
Tío Calañas (Cazador andaluz)
ENCUESTA

¿Irías a Madrid a una manifestación en defensa de la caza?

a) Sí, es muy necesaria.
b) No, no sirve de nada.
c) Depende de quien la convoque.
VOTAR
RESULTADOS
FASE LUNAR
CURRENT MOON
TIEMPO
ENLACES DE INTERES